Para que no toquen nuestro maíz

febrero de 2013

Entre el 15 y el 17 de enero se reunió en asamblea la Red en Defensa del Maíz (RDM), en la que se reconocen más de mil 200 comunidades de unos 22 estados de la República.
La RDM lleva once años manteniendo a raya los transgénicos con la decisión —comunitaria, regional, nacional— de no dejar pasar semillas ajenas ni de la asistencia gubernamental; defendiendo la vida completa de los pueblos que se preocupan por cuidar el maíz, lo que implica que las comunidades reivindiquen activamente sus territorios y autogobiernos.

El maíz y su defensa más transparente

09 de abril de 2011

Ojarasca 168 abril 2011
En un momento tan oscuro de México, es grave equivocarnos. Ya lo decía Andrés, el personaje del Libro de Manuel, la novela de Julio Cortázar, parafraseando según él a Jean Paul Sartre: “El problema es que a lo mejor cuando yo elijo lo que creo una conducta liberadora, un agrandamiento de mi circunstancia, a lo mejor estoy obedeciendo a pulsiones, a coacciones, a tabúes o a prejuicios que emanan precisamente del lado que quiero abandonar”.

Ni modo: ante el gambito, la moratoria

21 de septiembre de 2002

Recientemente, el gobierno ha declarado, sin escuchar ni dar argumentos, como lo hizo el presidente Fox en la Cumbre de la Tierra en Johannesburgo: "La única manera de proteger la biodiversidad es beneficiar directamente a las comunidades indígenas que, a pesar de vivir en zonas de gran riqueza natural son las más pobres y marginadas". ¿Suena bien? Ahí está el gambito.

Un lugar sagrado en peligro

07 de septiembre de 2002

Entre las reivindicaciones indígenas formuladas en los acuerdos de San Andrés se encuentra una que sigue causando escozor: la defensa del territorio. Definido como el espacio de cruce de las relaciones de vida y reproducción de un pueblo, el territorio no es sólo el sitio donde vive un pueblo pues -como en el caso de los huicholes (o wixaritari)- se extiende en lo cultural a todos los puntos que desde tiempos inmemoriales son considerados por los wixaritari como sitios sagrados.

El punto de quiebre entre Atenco y Agua Fría

10 de agosto de 2002

La lucha por la tierra no es por un pedazo de suelo, por una cosa. La cosificación de la tierra es uno de los agravios que enlistan las comunidades.
Conforme nos adentramos en el orden mundial inaugurado desde la "desamortización" de las tierras comunales en todo el mundo (entre los siglos XVII y XIX) se hace más nítida la confrontación del ámbito urbano hacia los enclaves campesinos, y por ende indígenas, de nuestro país.