Las Telarañas de la Nueva Organicidad del Movimiento Campesino

Septiembre-Octubre 1992

A contracorriente del pensamiento clásico de la izquierda que veía en la crisis económica la antesala del ascenso generalizado de la lucha popular, las corrientes que dirigían los acuerpamientos regionales que darían como resultado la red UNORCA vieron en la crisis económica de 1982 "la campanada de aviso" para cambiar el "terreno de la lucha". Para ellos el fin del "boom petrolero" representaba un agotamiento en la capacidad del Estado para hacer concesiones económicas significativas. En esta lógica, la lucha frontal contra

Respuestas Campesinas en la Epoca del Neoliberalismo

Enero-Febrero 1991

Una a una, aparentemente sin relación entre si, las diversas burbujas del descontento campesino han comenzado a brotar en los últimos meses. El subsuelo rural está caliente. Las explosiones regionales que brotan son sólo la parte visible del malestar. En el fondo, el efecto combinado de las demandas nunca satisfechas, y las recetas neoliberales, están haciendo subir la temperatura política.