La falacia de los recursos naturales: el caso de los metales preciosos